10 consejos para escribir buenos contenidos en tu web

Escrito por Laura Bujalance el . Posteado en Marketing online, Turismo online

Los contenidos son un aspecto fundamental para el éxito de cualquier proyecto web. Muy buena parte de los problemes relacionados con la venta directa online y el posicionamiento orgánico de una web (SEO) provienen de contenidos poco elaborados o elaborados sin una estrategia definida.

Contenidos_web
Para conseguir alcanzar todos estos objetivos es necesario pensar desde un principio qué queremos comunicar, plantearnos cómo podemos crear contenidos de calidad, tener en cuenta que nos dirigimos tanto a motores de búsqueda como a usuarios, y que ambos nos deben entender, y conseguir textos dinámicos y atractivos.

La mejor manera de escribir contenidos para tu web es siguiendo la lógica y el sentido común: ¿te gustaría leer los contenidos que estás creando en otra página web? ¿Son contenidos interesantes y que aportan valor?

Si es así, sólo tienes que seguir las siguientes recomendaciones, ¡y seguro que conseguirás contenidos de calidad!

1. Piensa en tus usuarios

Los usuarios deben ser la máxima prioridad de tu proyecto ya que, en definitiva, toda la web está enfocada a ellos. Para conectar con ellos, procura escribir con naturalidad, de manera sencilla y utilizando un lenguaje adecuado. Fijémonos en los libros: ¿verdad que un cuento infantil o una novela histórica están escritos en lenguajes muy diferenciados porque se dirigen a públicos diferentes? Lo mismo pasa con tu web.

Si un usuario no se siente identificado con tus contenidos, abandonará la página antes de que hayas podido rectificar. Internet es un medio cercano, atrevido e informal que genera vínculos emocionales. Por eso, piensa que estás escribiendo a un amigo: olvídate del “usted”, ¡y utiliza siempre la segunda persona del singular: “tú”!

2. A cada página, un objetivo

Ten muy claro qué objetivo deseas conseguir de los usuarios que visiten cada página de tu sitio web, y escribe en consecuencia. ¿Te interesa que efectúen una compra? ¿Que te contacten? ¿Quieres simplemente ofrecerles información? En función del objetivo de cada página deberás ser más descriptivo, más sugerente, o emplear un estilo más comercial.

Cuando un usuario visita nuestra web y tiene la sensación de que todo el tiempo está leyendo lo mismo (o que no hay conexión entre las páginas) es muy probable que el nivel de rebote sea alto. Seguro que cada página es suficientemente interesante como para disponer de contenido propio. Cada página de la web debe girar en torno a un único objetivo, es decir, de un solo concepto o palabra clave.

3. Utiliza correctamente las palabras clave

Del mismo modo que cada página tiene que transmitir una idea, cada idea debe ir ligada a una serie de palabras clave. Utilizar palabras clave concretas para cada página es crucial, así como también es muy recomendable que estas aparezcan tan al principio del texto como sea posible.

Repetir constantemente los mismos términos, sin embargo, puede ser considerado keyword stuffing y, por tanto, penalizado. Así que es mejor ser natural y utilizar sinónimos a lo largo del texto. Puedes hacerte listados de palabras sinónimas o conceptos semánticos similares que te permitan repetir conceptos y palabras clave evitando duplicidades.

No tengas miedo de repetir el nombre de tu alojamiento. Sólo vigila no pasarte. Recuerda: es mejor escribir “El Hotel de Ejemplo está situado a pie de pistas de la estación de esquí de Grandvalira” (estás mencionado el nombre de tu establecimiento conjuntamente a un referente geográfico y por lo tanto, el texto es informativo para el usuario y para Google) que “Estamos situados a pie de pistas” (no hay información para Google).

4. Evita el contenido duplicado

Tanto si piensas en buscadores como en tus usuarios, copiar textos es una mala idea. Por un lado, buscadores como Google identifican nuestro contenido como duplicado, y ésta es una técnica muy penalizada. Por otra parte, internet ofrece millones de contenidos similares, y los usuarios acaban cansados de ver las mismas ideas por todas partes.

No solo debes evitar el contenido robado de otra página, sinó también evitar el contenido duplicado dentro de tu mismo sitio web, ya que estarías violando además, la regla de adaptar cada página a un objetivo y confundiendo usuarios y buscadores.

Da a tus contenidos un enfoque nuevo, un punto de vista diferente, o un valor diferencial.

5. No te quedes corto…

Si tienes un negocio, y por lo tanto eres un experto en tu sector, ¡el contenido es tu oportunidad para demostrarlo! Da toda aquella información que pueda ser útil para el usuario y entra en detalles, pero sé preciso. Evita llenar las páginas de texto innecesario, y aprovecha el espacio para decir lo que realmente te interesa. Tus textos deben tener la longitud exacta para causar el efecto que motive a la venta o al objetivo que persigas. A la larga, Google premia la calidad de tu site con una mejora en las posiciones.


Sí, el tamaño es importante, aunque no es imprescindible. Trata de escribir textos de, como mínimo, 300 palabras.

6. … ¡pero evita frases vacías!

No quieras rellenar espacios con texto que no dice nada. En cualquier texto enfocado a la venta, pero especialmente en internet, cada palabra cuenta. No sólo para tus lectores (¡y compradores!) sino también para Google.

No escribas:

“El Hotel de Ejemplo supone una completa y verdadera apuesta por la innovación y la calidad de la oferta turística con la que hemos trabajado hasta hoy poniendo al alcance del cliente mayor volumen y diversidad de los servicios turísticos complementarios del establecimiento que queremos que sean un punto importante de referencia y distinción del mismo.”

Escribe:

“En Hotel de Ejemplo estamos orgullosos de ofrecerte un trato familiar y de calidad, con servicios pensados para que disfrutes al máximo de tus vacaciones en el Pirineo: bar-restaurante, parking, wifi gratis, spa, gimnasio, guarda esquís, guarda bicicletas, sala de estar con chimenea…

Además, somos referentes en innovación y sostenibilidad en (la zona). El Hotel de Ejemplo es un edificio sostenible, climatizado a través de energía geotérmica, y que aplica medidas respectuosas con el medio ambiente.”

7. Adapta tu contenido a diferentes mercados

Cada mercado o idioma funciona diferente, porque tiene una cultura y unos referentes distintos. Por eso, por ejemplo, es normal que, fuera de una España, se conozca poco (o nada) el nombre de una región o pueblo pequeño, y aún menos, la diferencia entre las comarcas. Ponte en la piel de tus usuarios, y piensa cuáles son los términos y referentes geográficos que más les atraen (y que tú los puedas ofrecer, ¡claro!). No sirve de nada estar posicionado el primero en Google por “charming hotel Malasaña” cuando tus usuarios del Reino Unido están buscando “boutique hotel Madrid centre”.

Usa siempre servicios de traducción profesionales, y evita traductores gratuitos como Google Translate. Un texto mal escrito es sinónimo de una empresa descuidada. Especialmente en el sector turístico, donde la gran mayoría de nuestros clientes provienen de fuera del país, debes transmitir profesionalidad en el servicio.

8. Evita palabras grandilocuentes

Tienes que hechizar al usuario que está leyendo tu web, no demostrarle que tienes un dominio extraordinario del diccionario.

Nadie quiere leer (¡ni lo busca en Google!) sobre “hotel con diversidad y calidad de servicios”, sinó sobre “hotel con wifi gratis”.

No digas “queremos poner al alcance de los huéspedes una apuesta por la diversidad de servicios complementarios y una oferta cualitativamente superior a la existente”, si puedes decir “te ofrecemos un hotel con servicios de calidad, como el wifi gratuito, restaurante bufet mediterráneo y un nuevo spa con cabina de masajes inigualable en toda (la zona)”.

9. No pierdas las formas

Siempre ha sido un punto trascendental para cualquier texto, pero en internet ganan aún más importancia la estructura y los signos de puntuación. Párrafos, subtítulos, negritas o listados por puntos pueden ayudarte a ordenar un redactado y facilitar el trabajo de lectura a los usuarios.

Además, en entornos web escribe en forma de pirámide invertida, con lo más importante primero. Estas directrices también ayudan a los buscadores a clasificar la importancia o relevancia de los conceptos y palabras clave a posicionar.

10. Sin errores ortográficos ni gramaticales

Si queremos ofrecer contenido de calidad, un lector debe poder leer una web sin faltas ortográficas ni gramaticales. Un buen aliado, en estos casos, es el corrector ortográfico de los editores de texto. Y si tienes dudas, haz una búsqueda en Google y en menos de 1 segundo, ¡tendrás la respuesta!

Después de haber corregido las faltas, y antes de publicar un texto, asegúrate de habértelo leído y revisado, ¡y no temas rectificar!

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinFacebooktwittergoogle_pluslinkedin

Etiquetas:, , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Laura Bujalance

Marketing & SEO strategist. Apasionada del lenguaje y la comunicación, su función en GNA Hotel Solutions es la de mejorar el posicionamiento orgánico para las páginas web de nuestros clientes hoteleros.

Deja un comentario

GNA

Girona // Lleida // Madrid·Castilla

Asesoramiento y soluciones tecnológicas para una óptima estrategia online y un alto rendimiento en la red. GNA cuenta también con una división especializada en el sector turístico, GnaHS.

Subscripción

Regístrate y no te pierdas ni una de nuestras publicaciones

Translate »